Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo, y la sabiduría para distinguir la diferencia.

          San Francisco de Asís

Anuncios