Muchas veces nos sentimos empujados a dejar las cosas que comenzamos
con tanto entusiasmo.

Esto es precisamente para ti:

Pase lo que pase, nunca tires la toalla, te la puedes poner en el
hombro de vez en cuando, puedes amarrarla a tu cintura, pero jamás
tirarla.

No la tires aunque creas que esta vieja, con ella puede limpiar alguna herida.

Si piensas que en el andar diario y con el uso se ha ensuciado puedes
lavarla, para eso estan los detergentes.

De vez en cuando llévala al taller . No te muevas espera que el
maestro la restaure, no te imaginas lo que puede hacer el creador con
una tolla vieja y maltratada, es especialista en lo imposible.

Si alguna unas voces te han dicho que tu toalla no sirve para nada ,no
le creas ni la escuches esas voces siempre vienen a nuestras mentes.
Tan pronto comiences a usar tu toallalas dejarás de oir.

Ten tu toalla siempre a mano para cualquier necesidad, no sabes cuando
tendras que ofrecer algun abrigo, secar alguna lagrima , vendar alguna
herira, cubrir algun hermano…etc.

Sabrás cuando llegue el momento de sacar tu toalla y usarla por eso . No la tires.

Anuncios